Seguramente en muchas ocasiones has tenido la oportunidad de comenzar una rutina de ejercicios o un plan alimenticio y lo abandonas antes de lograr el cambio físico deseado, retomándolo nuevamente con sentimiento de culpa, pero con el mismo final: abandono del objetivo. Entrando así  en el círculo vicioso de retomar /abandonar el mismo.